Suscripción lector/correoEntrada al azarJugarForoEnlazar
Cargando...
La carabela portuguesa. Una falsa medusa. | SIngenio Blog Desde hace unos tres años, con el estío ya nos estamos acostumbrando a que las noticias hablen sobre la llegada de colonias de Carabela Port...

✽ 19/1/11

☆ 1 comentario

La carabela portuguesa. Una falsa medusa.

Desde hace unos tres años, con el estío ya nos estamos acostumbrando a que las noticias hablen sobre la llegada de colonias de Carabela Portuguesa al Mediterráneo. También llamadas burbuja azul, botella azul, agua mala, fragata portuguesa u hombre de guerra portugués (Portuguese Man-of-war), este animal a menudo confundido con una medusa, es en realidad un sifonóforo, una colonia de organismos que trabajan juntos de manera simbiótica.

Imagen: PBase

En concreto, esta especie es una agrupación de hidroides que se dividen hábilmente el trabajo:
  • el neumatóforo o vela es la parte que permite hacer flotar al conjunto
  • los gastrozoides se ocupan de la digestión
  • los dactilozoides detectan y capturan presas, al tiempo que se encargan de las defensas
  • los gonozoides son los 'órganos' reproductivos

Imagen: Nashworld
Su cuerpo principal mide entre 10 y 30 centímetros, con una altura de aproximadamente 15. La parte sumergida (los tentáculos) pueden alcanzar extendidos los 50 metros, aunque de media, lo más usual son los 10 metros.

No dispone de ningún medio de propulsión por lo que se mueve de una manera más o menos aleatoria por la acción combinada de vientos, corrientes y mareas. El neumatóforo sirve de vela para estos efectos, al tiempo que por su capacidad de tomar aire, es el responsable de la flotación. También puede ser inflado con dióxido de carbono y para una inmersión rápida, el organismo puede activar su desinflado rápido a voluntad.

Imagen: NOAA Foto library
Los nematocistos urticantes en los tentáculos, pueden paralizar peces pequeños y otras presas. Los individuos muertos e incluso los tentáculos desprendidos, pueden resultar tan peligrosos como las criaturas vivas durante horas o incluso días. Las picaduras suelen causar un dolor severo a los seres humanos, dejando ronchas rojas en la piel que normalmente duran unos cuarenta y cinco minutos. Sin embargo, el veneno puede viajar a los ganglios linfáticos y puede provocar, dependiendo de la cantidad de veneno, un dolor más intenso. Una picadura puede provocar una reacción alérgica y otros efectos más graves pero inhabituales.

Imagen: National Geographic
Su hábitat natural son las aguas templadas y tropicales y en ocasiones pueden ser encontradas en grupos de 1.000 o más individuos.

Tiene varios depredadores, como la tortuga boba (Caretta Caretta), que tiene la piel lo suficientemente gruesa como para no verse afectada por su veneno. Pero hay dos más inmunes al veneno de la physalis y que destacan por sus propias características y habilidades.

Imagen: Meridianos
Uno es el pulpo manta (género Tremoctopus), que a su particular forma de defensa mediante una capa simulada intimidante que además puede dejar suelta para entretener a sus atacantes, une la capacidad de la hembra para romper los tentáculos de la carabela y usarlos para su propia defensa.

El otro curioso depredador, es el Glaucus Atlanticus, un pequeño molusco al que no sólo no le afectan sus toxinas, sino que además es capaz de almacenarlas para su propio uso. Precioso el bicho, por cierto.

Un par de imágenes más de la carabela portuguesa.

Imagen: Wikipedia
Imagen: National Geographic

Saber más

1 comentarios:

Michael dijo...

me encanta! gracias por la información (:

Publicar un comentario

 
Ir Arriba