Suscripción lector/correoEntrada al azarJugarForoEnlazar
Cargando...
El origen de los dados. Investigaciones | SIngenio Blog Los dados son originarios de Persia. Se construían con dientes de elefantes. Es muy común caer en el error de creer que eran de marfil, pero...

✽ 8/11/10

○ Sin comentarios

El origen de los dados. Investigaciones

Los dados son originarios de Persia. Se construían con dientes de elefantes. Es muy común caer en el error de creer que eran de marfil, pero no es así, no eran hechos con los colmillos, sino con muelas de elefantes. Más precisamente con muelas cariadas.

Los Persas cuidaban de estos animales, ya que cumplían la función que hoy cumplen los tanques en un ejército.


Es así pues, que cuando un elefante tenía una muela con caries, se la quitaban. Iban almacenando todas esas muelas, ya que no podían desechar parte de tan adorado animal.

Pero comenzó a resultar problemático su almacenamiento, ya que por su forma irregular se hacía complicado. Fue así que comenzaron a pulir sus lados, para darles forma de cubos, lo que las hacía más fácil de apilar.

Las muelas, ahora cubos, se transportaban en depósitos móviles que llevaban con ellos en sus campañas. Hasta que producto del aburrimiento por no tener más gente que esclavizar, o mujeres para violar, o niños para descuartizar; comenzaron a arrojarse los cubos.

Cada cubo tenía un punto negro en un lado, producto de la caries, lo que molestaba mucho a los persas, conocidos amantes de la simetría. Por este motivo, tallaron un punto más en cada una de las caras restantes, quedando así muy contentos con sus nuevos cubos simétricos.

Todo cambió con la expansión del imperio romano. Cuando los romanos vieron estos objetos, y observaron cómo se los arrojaban unos a otros, creyeron que se trataba de algún tipo de juego matemático ideado por los griegos. Así fué que a ellos les surgió la inquietud que terminó dando nombre a estos elementos: "Cuánto dá la suma de los lados opuestos de ese cubo", a lo que un persa, rápido haciendo cálculos (y sin ábaco) respondió seguro: "DÁ DOS".

Es de allí de donde proviene su nombre, "dados": del persa antiguo - "dá dos".

Pero los romanos no se contentaron con este juego, les parecía idiota que siempre saliera un 1 en los dados, así que decidieron ponerle más puntos.

Hubo muchos modelos de dados, hasta con caras de 37 puntos, pero no fue hasta la llegada de Julio César que tomaron los puntos que conocemos ahora.


Se le mostró un par de dados al César, con diferentes puntos, y le pidieron que solucione el problema. Fácil, dijo él, y cito:

Julius est septe mensis et opuniptis faces septes habemus dadus
que sería algo así como:
Como me llamo Julio, y Julio es el mes 7, pues que las caras opuestas sumen 7

S*INGENIO división INVESTIGACIONES - Área de PRENSA

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Ir Arriba