Suscripción lector/correoEntrada al azarJugarForoEnlazar
Cargando...
Díselo con flores: ¡Atención, bomba! | SIngenio Blog Actualmente es muy difícil controlar grandes áreas para detectar la presencia de contaminantes, explosivos o agentes químicos. Sin embargo, ...

✽ 31/1/11

○ Sin comentarios

Díselo con flores: ¡Atención, bomba!

Actualmente es muy difícil controlar grandes áreas para detectar la presencia de contaminantes, explosivos o agentes químicos. Sin embargo, los organismos vivos, en constante adaptación al entorno, tienen una capacidad de detección que supera la tecnología actual.

Desde 2003, se investiga en la adaptación de plantas para que estas puedan detectar y responder a sustancias específicas y así usarlas como monitores ambientales. El profesor June Medford de la Universidad Estatal de Biología de Colorado es una de las personas que lleva un tiempo en ello y su principal afán parece que es conseguir que pasen a mejor vida los indiscretos escáneres corporales y otros medios intrusivos de seguridad que actualmente plagan los aeropuertos estadounidenses.



Algunas plantas ya disponen en su ADN de manera natural, de medios para responder a las amenazas. Si un insecto mastica una de sus hojas, por ejemplo, la planta libera una serie de señales químicas llamadas terpenoides que son como una llamada a la caballería -en palabras del biólogo- que hace que se espese la cutícula.

No sé cómo demonios interpretar esto,
pero queda bonito y además, quizás alquien sepa.
Medford ya ha conseguido incorporar al ADN de sus plantas mediante manipulación genética, una proteína que hace que en presencia de TNT, las hojas se tornen de color blanco casi al instante. El objetivo final es que las plantas sean tan sensibles como la nariz de los perros.

Existe un gran problema y es que se piensa que no es factible conseguir que las plantas reaccionen al nitrato de amonio, un producto químico comúnmente utilizado para fabricar bombas caseras, ya que este compuesto se encuentra en los propios fertilizantes.

La buena noticia es que debido a que las proteínas pueden subsistir en cualquier planta, no hay vegetación específica que no pueda convertirse en un sensor.

La financiación del proyecto corre por cuenta de Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada para la Defensa (DARPA, dos millones de dólares), de la Oficina de Investigacion Naval (ONR, un millón) y de la Agencia de Reducción de Amenazas para la Defens (DTRA, casi 8 millones de dólares), que ven en este sistema una línea adicional de defensa para aeropuertos, estadios deportivos y edificios gubernamentales, por lo que posiblemente, sólo termine siendo un sistema más y no un sustituto de los actuales.

Se estima que en unos tres o cuatro años, este sistema pasivo de seguridad quizás pueda ser una realidad.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Ir Arriba