Suscripción lector/correoEntrada al azarJugarForoEnlazar
Cargando...
La mejor ilusión de 2012 y otras. Perder una mano sin perder la cabeza | SIngenio Blog ¿Podrías perder una mano sin darte cuenta? Pues Roger Newport, Helen Gilpin y Catherine Preston de la Universidad de Nottingham (Reino Unido...

✽ 26/5/12

☆ 1 comentario

La mejor ilusión de 2012 y otras. Perder una mano sin perder la cabeza

¿Podrías perder una mano sin darte cuenta? Pues Roger Newport, Helen Gilpin y Catherine Preston de la Universidad de Nottingham (Reino Unido) parece que han conseguido un efecto muy similar con los voluntarios que han accedido a utiliar su caja de ilusión multisensorial Mirage.

El truco es relativamente sencillo pero eficaz como él solo y por ello ha conseguido el primer puesto en el concurso 2012 que Best illusion of the year organiza anualmente.

Al principio del vídeo podéis ver la reacción de una persona al comprobar que su mano no está dónde según sus sentidos debería estar y posteriormente se desarrolla el experimento en sí mismo desde la perspectiva de esa persona.

La caja ilusoria proyecta en la pantalla superior la imagen de sus manos desde el interior de la caja. Las manos se encuentran inicialmente entre dos líneas azules y durante la prueba estas se desplazan juntándose paulatinamente (se observa mejor en la de la derecha de la imagen). El voluntario lo que debe hacer es moverlas lo menos posible pero asegurándose de que esas líneas no llegan a tocar sus manos.

Tras un tiempo se elimina de la pantalla la imagen de su mano derecha y a continuación se le pide que ponga la izquierda sobre ella. Pero ¡oh, sorpresa! ¡la mano no está dónde debería! Ha desaparecido realmente... al menos para el sujeto.


Lo que la persona no percibe es que la pantalla no proyecta exactamente lo que pasa en realidad en el interior de la caja.

Intentando esquivar las líneas azules mueve inevitable y gradualmente sus manos separándolas, pero en la pantalla ese movimiento es prácticamente inapreciable. Tras 25 segundos sus manos están mucho más lejos entre sí de lo que sus ojos han ido informando a su cerebro.

Al desaparecer de la pantalla, el voluntario no cree que haya desaparecido realmente su mano pero cuando su tacto le dice que quizás esté equivocado, todavía pasan unos segundos hasta que percibe el truco.

La ilusión fue diseñada para simular la pérdida de conciencia que se experimenta tras un accidente neurovascular. Hace muy pocos días precisamente emitieron un capítulo de House en el que gracias a una caja similar pero con un espejo en el centro, el buen doctor lograba en un vecino con un mano ortopédica el efecto contrario: que percibiera ambos apéndices como miembros propios.



En el sitio de La mejor ilusión del año podéis encontrar los tres primeros premios de este año y siete finalistas más.

Además de este, los que personalmente me han gustado más, no ya por su interés científico sino por su sorprendente resultado, han sido los de Cuándo las caras bonitas se vuelven feas: El efecto distorsión de las caras consecutivas, los puntos que se desplazan horizontalmente pero que la visión periférica nos hace ver en movimiento no rectilíneo (TBA) y sobre todo los dos siguientes, El Exorcista - Cuellos dislocados y Alta contradicción.

El primero está basado en el juego visual cóncavo vs convexo tan practicado por Escher y fácilmente reproducible en casa con el Dragón de Gardner. El segundo, aunque no se aprecia en el vídeo, es muy similar al que obtuvo el primer premio en este mismo concurso en el 2010: magnet-like slopes. En el enlace podréis ver la que posiblemente sea la explicación.



Saber más


1 comentarios:

Publicar un comentario

 
Ir Arriba