Suscripción lector/correoEntrada al azarJugarForoEnlazar
Cargando...
Lo que se puede hacer con tapacubos abandonados | SIngenio Blog Si el otro día veíamos la obra de un tipo que hacía sus cositas con anillas de latas de refresco , ahora hemos encontrado otro que utiliza c...

✽ 1/3/11

○ Sin comentarios

Lo que se puede hacer con tapacubos abandonados

Si el otro día veíamos la obra de un tipo que hacía sus cositas con anillas de latas de refresco, ahora hemos encontrado otro que utiliza como materia prima tapacubos de coches. Ptolomeo Elrington es un artista inglés de 43 años, que utiliza esas coberturas de ruedas, para crear perros, peces, aves, dragones...

viper-fish_1114090i
Imagen: Greendig

En su época escolar, este escultor de Bradford vivía cerca de una curva donde los coches perdían con frecuencia sus tapacubos. Su primera ocurrencia con ellos fue la de hacerse una armadura, pero por algún motivo, a Elrington le pareció que aquellos cachivaches tenían un aspecto marino y decidió que lo mejor que se podía sacar de ahí, era la figura de un pez.

scaldfish_1114095i
Imagen: Greendig

Comenzó a regalar parte de sus obras a algunos de sus familiares, pero pronto otras personas llamaban a su puerta para que les construyera alguna cosa para ellos. Fue a partir de ese momento cuando se dio cuenta del potencial comercial de su arte y ahora  pasa la mayor parte de su tiempo creando esculturas de animales en su taller.

Imagen: Creativity

Sus herramientas son un cuchillo y una sierra para metales y prefiere las tapas de modelos BMW y Mercedes, por su calidad y flexibilidad.

Las criaturas-tapacubos están hechas por completo con material reciclado. Todos los tapacubos han sido recogidos de las carreteras y por lo tanto, llevan las cicatrices de sus vidas anteriores en forma de arañazos y abrasiones. El autor cree que esas marcas añaden texturas y sobre todo, una historia particular para cada criatura, por lo que nunca trata de alterarlas en forma alguna.

Imágenes: Creativity

Imágenes: Greendig

Como los materiales le cuestan bastante poco (más bien, nada), suele cobrar tan sólo su trabajo, unas 75 libras por día. Su obra más cara hasta la fecha -un dragón de 10 metros de altura hecho con 200 tapacubos- costó 3.000 libras (3.500€), pero la mayoría de sus obras se venden por unos pocos cientos.

Imagen: Greendig

Sus animales tratan de decir algo sobre nuestra sociedad derrochadora y sobre nuestros prejuicios hacia el valor de las cosas: "Me gusta trabajar con materiales reciclados para mostrar que lo que para una persona es basura, para otra es un tesoro".

Por cierto, ¿por qué se llamaran tapacubos si lo que cubren es algo similar a un toro?

Imagen: Creativity

frilled-lizard_1114070i
Imagen: Greendig

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Ir Arriba