Suscripción lector/correoEntrada al azarJugarForoEnlazar
A galope tendido en el mar | SIngenio Blog Foto: M.De Martino Wikimedia Commons Hace un par de días, biólogos marinos de la Universidad de Murcia introdujeron diez ejemplares de cabal...

✽ 17/12/09

☆ 2 comentarios

A galope tendido en el mar

Foto: M.De Martino
Wikimedia Commons
Hace un par de días, biólogos marinos de la Universidad de Murcia introdujeron diez ejemplares de caballito de mar (40 según otras fuentes), nacidos en cautividad, en la zona de Santiago de la Ribera. La finalidad no puede ser otra, que la de intentar recuperar la antigua población en el Mar Menor de estos curiosos peces.

El pasado verano, el Centro Experimental de Reproducción de Caballitos de Mar en Cautividad consiguió, por primera vez en España, el nacimiento de cerca de cien ejemplares, parte de los cuales son los que ahora se han liberado. Mediante un dispositivo subcutáneo, los caballitos serán controlados durante su periodo de aclimatación (la temperatura actual del agua es como cinco grados menos que en el acuario del que proceden), así como en su posterior estancia durante diez meses, en un recinto controlado en mar abierto.

Antaño podían ser encontrados con mucha facilidad incluso en las orillas de la laguna, pero desde hace tiempo, la especie Guttulatus que es la característica de la laguna, se había reducido drásticamente. La pesca accidental de ejemplares, la exportación a países asiáticos por sus supuestas propiedades medicinales, la contaminación debida a vertidos, el aumento de depredadores y la extracción con fines decorativos, formaban un cocktel difícil de digerir por estos animales.

Los hipocampos son extraños en cuanto a su morfología, porque su postura habitual es erguida y además tiene la cabeza formando un ángulo recto con su cuerpo. Este está recubierto con unas placas óseas rectangulares que le dan un aspecto, si cabe, más de leyenda que de realidad. La cola le sirve para agarrarse a los tallos de las plantas marinas.

Tiene la capacidad de mimetizarse con el hábitat donde vive, cambiando de color y forma. Su alimento son crustáceos que forman parte del plancton marino y, debido a su falta de estómago, deben comer grandes cantidades por su escasa capacidad de digestión.

Los Guttulatus tienen una talla de unos 15 cm., un tamaño medio si consideramos que la distancia de la cabeza a la cola de las distintas especies, oscila entre 1'5 cm. y los 30 del Hippocampus Ingens.

También resulta curiosa su reproducción natural. Esto ocurre en primavera y verano. En esa época, el macho y la hembra se entrelazan con la cola y después de una danza nupcial, en esta posición, la hembra traspasa sus huevos a la bolsa ventral de los machos, que está recubierta de suave tejido y dispuesta en compartimentos, para mantener cada huevo separado. Así que al contrario que en la mayoría de las especies, los caballitos machos son los que alumbran a las crías.

Este post está dedicado a mi amigo Carlos, de Madrid, amante de la fauna en general y de los caballitos del Mar Menor en particular, desde tiempos inmemoriales.

2 comentarios:

jpararo dijo...

Gracias Oloman por la información, he leido algunas cosas que ignoraba.
Desde niña este pez me ha llamado siempre la atención.

Jenni ;)

Oloman dijo...

Lo primero que sorprende es que sea un pez, aunque ¿que iba a ser si no?

Publicar un comentario

 
Ir Arriba